top of page

LA MÚSICA ES EL ALMA DE LA VIDA

Actualizado: 1 mar 2023


OPINIONES DE UNA BRUJA


La noticia de la próxima venida de Depeche Mode (DM🌹) a la Ciudad de México me causó una desmedida alegría, su efecto electrizante me hace preguntarme ¿por qué tanta emoción esta vez?

Y es que la excitante sensación de volver a estar en el mismo espacio, de bailar y cantar a todo pulmón es indescriptible.

Los conciertos te hacen sentir expandido, la euforia colectiva te inunda; todos cantando al mismo son, conectarte con el artista, todos abriendo el corazón y entregándose en una recíproca sintonía, vibrando lo mismo, el artista te canta a ti, eres parte de su aura, el aura colectiva es una sola y la sientes en el fondo de tus entrañas. El sentido de comunidad alimentándote de serotonina y dopamina haciendo estremecer tu cuerpo y permitiéndote sentir intensamente feliz. Se convierte en un vicio.


Venía escuchando en el auto su música y fueron tantos recuerdos…

La primera vez que los escuché fue a los 11 años con “PEOPLE ARE PEOPLE” y definieron mi gusto musical, definieron mi forma de ver la vida, son como mi Ascendente astrológico, los lentes a través de los cuales vibro mi día a día.

Depeche me acompañó en todas mis etapas, definió mis primeras amistades importantes, mis primeras relaciones, le dio color a mis atardeceres y me hizo crear mundos imaginarios y extrañas historias nocturnas. Éramos cómplices de vida al estar tan apegados a DM. El synth pop y el dark wave definitivamente son lo mío. Acompañé a David en sus diferentes etapas, en su elevación y en su profunda oscuridad que sintonizó con la mía.


La felicidad son los escalones de tu vida y el barandal es el éxito, no pueden estar separados, primero se forma tu felicidad y sobre ella se forja tu éxito. Un barandal sin escalera no tiene sentido.

Comenzaron temprano los éxitos en mi

vida, pero no me sentía feliz, y en afinidad con el colorido de los discos de DM de pronto me encontraba sumergida en las tinieblas, dolorosos son los periodos en los que se tiene un éxito vacío. Después, uno va madurando y aprende a crear concordia entre el éxito y la felicidad.

Si tuviera que contar mi historia, en definitivo Depeche sería la música de fondo. Me acompañaron en mi despertar a la vida y es que a los 12 años tenía tres grandes sueños: 1) ser inmortal (vampira era la opción entonces), 2) viajar en una nave extraterrestre y 3) conocer en persona a DM. Este tercero variaba entre DM y llegar a la iluminación.

La pasión, el impulso, las emociones que despertaba en mí su música; los recuerdos, sus canciones y sus frases que marcaron mi existencia:

“Dios tiene un enfermo sentido del humor”, “Disfruta el silencio”, “Ellos sólo quieren herir”, “La gente habla, chismea, susurra, pero no entiende”, “Tu propio Jesús personal”, “Llegar al fondo”, “Intenta caminando en mis zapatos”, “Te quiero ahora”, “Tu detrás del volante y yo el pasajero”, “Todo mal”, “Estaba eligiendo equivocadamente morir, pero no esta noche”, “Quiero alguien que me cuide apasionadamente, con cada pensamiento, con cada respiro”. “Puedo sentir la inconformidad en tu asiento y en tu cabeza es peor”, “Es cuestión de tiempo antes de que pongan sus manos en ti”, “Aquí estoy, el acusado con tu puño en mi cara”, “Amor libre”, “Nunca me decepciones de nuevo”, “Celebración oscura” y tantas más.

Escucho cada canción y me hace recordar mi crecimiento, el vacío inevitable que me sorprendía, mi curiosidad y miles de afecciones que me hacen ser yo, que cuentan mi historia, mi escalera, la cual me sigue elevando, pero hoy con un hermoso barandal acompañados de “fantasmas otra vez”.


PD. Ya tengo mis boletos.

27 visualizaciones0 comentarios
bottom of page