top of page

Lo que debes o crees que debes hacer


OPINIONES DE UNA BRUJA


Tal vez diré algo muy trillado, pero de verdad que estamos muy condicionados a lo que los demás dicen que debemos ser y hacer, y eso es triste ya que traiciona nuestra verdadera esencia.

Mi generación aún busca la aceptación para encajar o como bien dicen, el quedarse callado para evitar problemas, eso es ser “educado”, ¿o será más bien “adoctrinado”? No tienes idea de la cantidad de veces que me he tenido que quedar callada o respirar tres veces antes de contestar para no afectar.

Estaba en una comida y una pequeña se había metido un bocado, el cual estaba por expulsar mediante el vómito y le decía a la persona que lo había preparado: “sabe muy rico”, aconsejada por su mamá. De pronto le preguntan a mi hija que si quiere y ella contesta: “No me gusta”.

Fueron varias las emociones y pensamientos que me surgieron: por una parte me sentí escandalizada por el sacrificio o tener que hacer cosas que no nos gustan por complacer a otros, es decir, ser “educados”, ¿será?; por otro lado la impotencia de que hay personas que no aceptan que pueden cometer errores o que sus producciones no gustan, y no entienden que eso no es personal, no es lo mismo que no te guste la obra a que no quieras o no aceptes a la persona, cuando esto se confunde es un tema de falta de conciencia. Por ahí me dijeron: “la pequeña es muy inteligente” para evitar enojos y problemas lo hizo, ¿será correcto? Por otro lado, la verdad me sentí orgullosa de mi hija. Cuando vi el primer capítulo de “Merlina” que por cierto, me fascinó, le dije: “tienes que mirarla, te pareces mucho a ella”. Ese día me sentí satisfecha, decir con esa valentía: “no me gusta” sin temor a desagradar; se expresó sin importarle la susceptibilidad de otros y me percaté que estamos en otros tiempos.

“Dentro de la bruja, la lucha por lo que debe hacer y lo que realmente cree que debe hacer, gana la segunda, coronada por su intuición.”

Y esto es permitir que fluya la Gran Mente, la sabiduría infinita que nos guía. Para lograrlo, el primer paso es reconocer nuestros gustos, transparentar si las intenciones son propias, hurtadas o impuestas. Es primicia en el camino del ocultista el “Conócete a ti mismo”. El segundo paso es transformar aquello que no nos gusta de nosotros y del mundo, venimos a cambiar y mejorar. A la par, está la limpieza del canal para permitir el flujo libre y abrir la verdadera intuición que viene de la Gran Fuerza, la Gran Mente.

En la infancia de conciencia uno hace su voluntad, dice cosas impertinentes, sigue su egoísmo y el conflicto, agrade, a esto es a lo que yo llamo “mala educación”, pero después, mientras va evolucionando sigue su esencia desde el corazón de la esencia universal, es decir sigue la voluntad divina, que, se comunica de muchas maneras, nos da respuestas mentales, mediante corazonadas, a veces manda mensajes en sueños, mediante mensajeros materiales (personas) o inmateriales (espíritus), uno debe estar abierto a recibirlos.

Y tú, platícame qué tanto sigues lo que crees o lo que debes hacer.

64 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page